Nos ponemos a disposición de todas las entidades que defiendan los Derechos Humanos. En momentos en que en Chile se comete sistemática tortura, mutilaciones y asesinatos; con nuestros 800 socios no hemos sido ajenos a la tragedia… La indiferencia huele a complicidad.

Chile posee uno de los peores índices de desigualdad según coeficiente GINI, el hiperendeudamiento de la sociedad es evidente, la retención de agua para fines de exportación, de inexistente valor agregado, en desfavor del consumo humano y animal fue el colmo. El actual estallido social son las tercianas de un cuerpo con septicemia, pero nada acaba, todo se transforma. El llamado despertar, parece el nacimiento de la esperanza, la primavera enarbola la Wenufoye, la Wenulfe y la Wipala, no es casualidad sino una causalidad de una conciencia mayor.

Sorprende que tras un discurso exitista y siempre ganador, no haya ningún reconocimiento a componentes fundamentales en las empresas del primer mundo OCDE, al que la “elite” chilena tanto busca imitar. La Ética y los Derechos Humanos en el primer mundo son componentes no solo reglados en el seno de las empresas, además constituyen un parangón elemental en las metas de productividad, asunto signado por los gremios empresariales como el principal motivo de las taras de la sociedad chilena: La baja productividad.

Es bastante lógico como la OCDE lo ve: ¿Es posible que en los marcos de maltrato laboral, falta de participación en la gestión, discriminación racial, pueda darse alineación de personal, fidelización e identidad con la empresa, en suma, aumento de productividad?. Es ridículo pensar que invirtiendo en coutching y o procedimientos psicológicos se puede aumentar la productividad -trabajar más y
mejor en menos tiempo- en marcos de irrespeto de los Derechos Humanos. Efectivamente, la sobre ideologización de la “elite” chilena es clarísima, pero era muy absurdo pensar que la adicción mental popular duraría al infinito. Se podrá confundir precio con valor por décadas; pero el valor del trabajo es tan objetivo que basta con comprender que la vida no tiene precio y que solamente reconociendo el valor de la vida tiene sentido la sociedad, cualquier tipo de sociedad.

Por supuesto que para que haya desarrollo social y humano debe haber crecimiento, pero el hecho que el desarrollo social y humano dependa del crecimiento económico, no quiere decir que el crecimiento necesariamente provoque desarrollo. Si el crecimiento económico se da por la oligopolización, la cobranza de interés agregado al interés sumado de la deuda (anatocismo) y la
concentración de la riqueza, no solo se genera inequidades, además se termina por violar sistemáticamente los Derechos Humanos y pulverizar la Ética.

El 26 y 27 de Noviembre en la ONU, se desarrollará el Encuentro de Empresas y Derechos Humanos, saludamos dicha iniciativa y proclamamos nuestra participación de dicha instancia.

Por el derecho de vivir en paz, llamamos a las empresas del mundo a exigir el cumplimiento de los Derechos Humanos en Chile; una economía responsable requiere imprescindiblemente de gobernanza y gobernabilidad. Para que haya paz debe haber Kume Mogen (Buen Vivir) Nuestro quehacer se fundamenta invariablemente en el cuidado de la madre tierra plena en derecho, y en el derecho de sus hijos a la libertad. Seguimos del lado de las provincias, los adolescentes, los pueblos indígenas el territorio ancestral; porque somos provincia, adolescentes, pueblo indígena, Territorio Ancestral. Por una economía basada en los Derechos Humanos y la Ética.

Amulepe

Consejo de Administración

Cooperativa de Ahorro y Crédito Endógena Mapuche Kume Mogen.

BANCO MAPUCHE